¿Qué es un Hackathon?

Durante mi estancia en Calgary en los headquarters de SMART, he tenido el placer de ser invitado a uno de estos hackhatons. Catorce de los Educadores Ejemplares invitados al evento del SUMMIT 2014 nos separamos del grupo para unirnos al equipo de desarrolladores. No hablaré aquí de lo que se gestó en día y medio de trabajo intensivo por las clausulas de confidencialidad que firmamos al entrar. De hecho no es lo importante. Lo que quiero reflejar en este post es el concepto de Hackathon como idea fundamental para desarrollar y pulir un software educativo.

Para el que no lo sepa, el término hackhaton se viene utilizando para denominar a reuniones colaborativas de programadores para desarrollar software en un pequeño lapso de tiempo. A veces, no sólo programadores están presentes en estas reuniones sino que diseñadores, ingenieros, jefes de proyecto o incluso el usuario final es invitado como es el caso de lo que nos ocupa.

Los elegidos para este evento destacaban por diferentes motivos, ninguno estábamos allí por casualidad. Por lo que pude percibir y conozco a los participantes, en la habitación los usuarios finales nos podíamos dividir en expertos en tecnología (Realidad Aumentada, 3D, Notebook, SMARTamp…), usuarios muy intensivo del software de la compañía, educadores de distintos ámbitos (primaria, infantil, secundaria, universidad, necesidades educativas especiales). Es decir, perfiles muy variados para dar diferentes puntos de vista de lo que se nos iba a preguntar.

Las reuniones fueron de 1 a 1 (programador-usuario final) o de 2 a 2. Lo importante de estas pequeñas reuniones y de las del gran grupo sería:

  • La empresa desarrolladora (en este caso SMART Tech) obtiene de primera mano información sobre sus productos y propuestas de cambio o de desarrollo.
  • Se le da por un lado protagonismo al usuario final pero también al equipo de desarrolladores que, al venir de un mundo difente de la educación, muchas veces no sabe para qué se utilizan las herramientas que desarrollan.
  • Se produce unas sinergias muy positivas entre la empresa y el usuario final que se ve empoderado y convencido de que la empresa va más allá que una compañía preocupada por las ventas. Claro que está preocupada por las ventas y es su primera prioridad, pero esta llega desde otra forma, dando voz al usuario y desarrollando un producto hecho totalmente  a medida.

Si todas las empresas de software, hardware, desarrollo de videojuegos, contenido educativo, etc hicieran lo mismo otro gallo cantaría ya que se desarrollarín productos a la carta del que paga y del que, por lo tanto, quiere tener algo que le sirva, algo que no le defraude. Un producto, de hecho, que no traicione todas las espectativas puestas en él. En este caso, SMART Tech se convierte en lo que lleva siendo hace mucho tiempo: no una empresa de venta de pizarras, sino uno de los grandes gigantes tecnológicos del mundo educativo, preocupada por el profesor, el alumno y el centro escolar. Y esto no se consigue de un día para otro.

Ecrito por

Sergio Garcia Cabezas

Profesor Ejemplar SMART

Sobre Ainhoa Marcos