Cómo SMART me cambió como profesor

La primera vez que vi una PDI fue una Hitachi hace muchos, muchos años… Sin saber nada de pizarras digitales, me pidieron que me encargase de ella y ayudase a las profesoras de Educación Infantil de mi colegio para que pudiesen sacarle el mayor partido posible. Era yo el responsable TIC de mi colegio (todavía no se había inventado el departamento TIC, ni se consideraba necesaria la existencia de un coordinador… Las Tic aún eran “nuevas tecnologías”…).

La cosa empezó como un juego, pero enseguida nos dimos cuenta de que aquello tenía un inmenso potencial y un gran futuro por delante: empezamos a preparar actividades interactivas con los peques del colegio y descubrimos, también, las limitaciones de una tecnología que aún no estaba muy avanzada. Al curso siguiente, llegaron al colegio tres PDI nuevas, dos Promethean y una SMART, que fueron distribuidas en las diferentes etapas educativas con un criterio de novato, de modo que, aunque yo seguía “coordinando” las acciones pedagógicas que se desarrollaban con todas ellas, a mí me tocó una Promethean. Mientras peleábamos para aprender cómo usar estas nuevas PDI, vimos dos cosas claras: por una parte, ambas eran muy superiores a nuestra primera Hitachi; por otra, la combinación “doble digital” (digital más dedo) y la versatilidad del software Notebook hacían de la opción de SMART la mejor con diferencia.

Al siguiente curso, las cosas empezaron a evolucionar rápidamente: las PDI ya se establecieron como un estándar en la innovación dentro del sistema educativo, y SMART entró fuerte en España. Con la experiencia acumulada, me pidieron que coordinase en mi colegio la implantación del proyecto “Centro de Excelencia SMART”, que consistía en el seguimiento del avance de los profesores como usuarios de la SMART Board a lo largo de dos años, con un plan de formación incluido. Al final del primer año, apareció la figura de Coordinador TIC en mi colegio y fue ocupada por otra persona, que no consiguió terminar con el proyecto, y nuestra relación con SMART se enfrió.

Y llegamos a 2010, cuando SMART presenta en España el programa de Profesores Ejemplares al que me presento y soy seleccionado: aquí comienza mi verdadero cambio como profesor. Recién seleccionado en mayo, al mes siguiente SMART me propone presentar mi experiencia en el uso de la SMART Board en el III Congreso de Pizarra Digital a celebrar en Madrid. Allá me voy hacia mi primer congreso como ponente, un congreso en el que las personas que en aquel momento más sabían sobre PDI en España estarían presentes y compartirían mesa conmigo. Una experiencia que realmente me marcó como docente.

Allí, además de conocer a un montón de personas muy interesantes (entre las que estaba Ainhoa Marcos), me di cuenta de la importancia de contar lo que haces como docente e innovador: si lo que haces te lo quedas en tu clase, pierdes las oportunidades que te brinda el compartirlo con otros que pueden aportarte muchas ideas para mejorar. De vuelta en Pontevedra, donde vivo, SMART vuelve a proponerme que me embarque en un nuevo proyecto innovador: iTEC (innovative Technologias for an Engaging Classroom), financiado por la Unión Europea y con un horizonte de cuatro años. Con la experiencia anterior bien fresca, no me lo pienso y allá me veo en Madrid junto con otros nueve SEEs en un workshop para preparar nuestra participación (individual, pero coordinada) en el primer ciclo de pilotos.

Durante esas sesiones, Ainhoa Marcos nos pide que alguno participemos en un workshop de iTEC que al mes siguiente se va a desarrollar en Bristol, Gran Bretaña; me presento y de nuevo, sin haber casi aterrizado en el proyecto, me encuentro compartiendo mesa y sesión con profesores, especialistas, diseñadores de software, etc en plano de igualdad con el objeto de mejorar los pilotos que se desarrollarían en el ciclo tres (es decir, casi un año después de cuando estamos hablando…). Si la experiencia anterior había sido enriquecedora, esta me abre aún más la mente: la importancia de compartir ideas y experiencias con cuantas más personas con los mismos intereses hace que las ideas fluyan, se refuercen y puedan ser la semilla de proyectos realmente interesantes. Estamos en noviembre de 2011.

En enero de 2012 se celebra el primer “iTEC teachers Workshop” en Londres… ¿sabéis quién participó? Efectivamente. En este caso, cerca de 60 profesores de casi 20 países nos reunimos para intercambiar nuestras experiencias en los pilotos del primer ciclo de iTEC y preparar los del segundo ciclo (que empezaría en el mes de marzo de ese año). Allí ya empezamos a vernos algunos que repetíamos experiencia y que íbamos introduciéndonos más profundamente en el proyecto. Asimismo, mi relación con la gente de SMART en España y Europa se iba estrechando, al mismo tiempo que se abrían nuevas oportunidades para aprender más sobre cómo sacarle cada vez más partido a la SMART Board y al Notebook. Y por si fuera poco, dentro de las actividades del workshop estaba la visita a BETT, donde el stand de SMART fue uno de los más visitados. Impresionante.

Al cabo de unos meses, me invitan a asistir, junto con otros cinco SEE de EMEA, a la “SMART NA SEE Summit 2012”, a celebrarse en la sede de Calgary. Imaginaos mi sorpresa, mi alegría,un sueño hecho realidad: compartir una semana de desarrollo profesional con los 50 mejores SEE de Canadá y Estados Unidos… no creo poder encontrar palabras (ni siquiera hoy, dos años después) para poder describir mis sentimientos ante aquella invitación. Ni que decir tiene que esa es una de las mejores experiencias de mi vida, tanto en lo profesional como en lo personal. Durante aquella intensísima semana aprendí montones de cosas, conocí a algunos de los profesores más innovadores del mundo, personas realmente comprometidas con el aprendizaje de sus alumnos, dispuestos a dar lo mejor de sí mismos por ellos y, además, ¡impacientes por compartir todo lo que saben hacer! Indescriptible.

Vuelto a mi casita en una nube, después del verano me proponen asistir al tercer “iTEC Teachers Workshop”, esta vez a celebrar en Bruselas, Bélgica, en septiembre. Esta vez, además, coincide que durante esas sesiones SMART presentaba el complemento Extreme Collaboration, con lo que la presencia de SEE serviría para reforzar el evento. Una nueva experiencia de aprendizaje, colaboración y enriquecimiento profesional y personal cuyos frutos aún hoy sigo recogiendo.

A partir de esta experiencia, me proponen asistir a EMINENT2012 en Génova, Italia, como ponente en un taller de presentación del proyecto iTEC, junto con el SEE alemán Harald Wilfer y el Proyect Manager de iTEC, Will Ellis, ante una audiencia de legisladores y responsables de Ministerios de Educación de toda Europa. Allí, presentamos nuestra experiencia juntos después de haber colaborado durante los pilotos del ciclo tres. ¡Menuda responsabilidad! 2013 fue pasando, desarrollando con mis alumnos las experiencias adquiridas en todo este tiempo y colaborando con otros profesores, algunos SEE, en Alemania y Turquía, e involucrándome más y más en proyectos de la mano de SMART.

Así, al llegar agosto me uní nuevamente al “5th iTEC Teachers Workshop” en Bruselas, donde se definieron las estrategias para la recta final del proyecto que ampliaría la participación de los profesores y alumnos en la definición de objetivos, elaboración de actividades y puesta en marcha de las Historias de Aprendizaje (LS) a implementar en los pilotos. Con ese objetivo, organizamos en mi colegio un workshop en el que profesores, padres, alumnos, pedagogos, etc diseñamos dos LSs que desarrollamos en los pilotos del ciclo 5, en el último trimestre del curso 2013-2014.

A finales de 2013, SMART me propone pilotar su nueva herramienta de colaboración, SMART amp. Sabiendo cómo trabaja SMART, sin dudarlo me embarqué en esta nueva experiencia, primero integrándola en clase, investigando qué aplicaciones serían más beneficiosas para el aprendizaje de mis alumnos, conociendo en definitiva la herramienta. Unas semanas después, SMART me invitaba a participar en BETT y presentar en su SMART Global Collaboration Classroom mi experiencia como profesor piloto: era la primicia en Europa de SMART amp ¡Imaginaos la oportunidad que me brindaba SMART y el reconocimiento que significó para mí!

Durante todo el resto del curso 2013-2014 seguí desarrollando los pilotos del ciclo 5 de iTEC, incorporando a más profesores al grupo de usuarios de SMART amp de mi colegio. De esta manera, cuando se convocó la selección para la Global Summit en Canadá, monté mi vídeo y lo envié a concurso: fui seleccionado. De nuevo la experiencia de compartir una semana de desarrollo profesional con otros 75 SEEs de todo el mundo, la gente más maravillosa que os podáis imaginar: innovadores, abiertos, dispuestos a compartir… Viviendo nuevas experiencias en común y siempre descubriendo que SMART puede ir más allá y llevarte con ellos: en la Summit me invitaron al Hackathon en el que pude trabajar codo con codo con un equipo de desarrolladores en la creación de una nueva utilidad de amp que algún día verá la luz y presentarla ante el plenario de SEEs… ¡Inolvidable! Y como colofón de un curso lleno de buenas noticias, experiencias compartidas, ilusión e innovación, SMART nos pidió que presentásemos candidatos para aumentar la comunidad de SEEs para lo que propuse a una compañera… ¡que fue seleccionada! Y, a través de GoldStar, la ponencia que presenté a INTED 2015, a celebrar en Madrid el próximo mes de marzo, contando la experiencia de mis alumnos con SMART amp fue aceptada… ¡Qué puedo decir!

A día de hoy, sigo desarrollando mi labor en mi colegio, SEK-Atlantico International School, pero ya no soy el mismo profesor que entró a trabajar allí hace unos años. Aunque un poco larga, creo que esta descripción sirve para darse cuenta de que SMART me ha ayudado a mejorar como profesor (y, por qué no decirlo, también como persona) al ayudarme a comprender la importancia de la colaboración, la innovación, la toma de riesgos,… muchas cosas que SMART lleva haciendo durante años con un gran resultado: ¡gracias SMART!

Gonzalo Garci

Sobre mercedes