Colegio Europeo de Madrid

La introducción de la pizarra digital interactiva SMART Board en el Colegio Europeo de Madrid ha producido un profundo cambio en la metodología, tanto desde el punto de vista del profesor como del alumno. Así, según Víctor Aunión, Coordinador de Secundaria y Bachillerato y profesor de Ciencias Sociales “ha cambiado totalmente la metodología de las clases tanto para el profesor como para el alumno. Las clases son más interactivas, aumentando la concentración y la atención del alumno. Los chicos son más participativos, para mí lo más importante”.

“La pizarra digital interactiva SMART Board
nos permite crear nuestros propios
contenidos con una participación activa de
los alumnos”.
Víctor Aunión, Coordinador de Secundaria
y Bachillerato y Profesor de Ciencias
Sociales

El Colegio Europeo de Madrid, situado en la localidad madrileña de Las Rozas, nace para dotar de continuidad al Proyecto Educativo BEBIN, el Bebé Inteligente y así seguir proporcionando al alumno las máximas posibilidades de desarrollo en las distintas áreas de conocimiento. Se trata de un centro que pretende impulsar los talentos y todas las capacidades de creación para lograr el pleno desarrollo de la personalidad del alumno.

El Colegio Europeo de Madrid ha diseñado un nuevo escenario docente para motivar el aprendizaje de sus alumnos, donde la pizarra digital interactiva SMART Board   juega un papel fundamental.

Desde que se implantó la primera pizarra digital interactiva, hace 6 años, el colegio ha experimentado importantes cambios tanto desde el punto de vista del profesor y su método de enseñanza como también desde el punto de vista del aprendizaje del alumno. El Colegio Europeo de Madrid cuenta en la actualidad con 31 pizarras digitales interactivas SMART Board, una encada aula, y prácticamente todos los profesores las usan a diario en sus clases.

Fue durante el curso 2005-2006 cuando el Colegio Europeo de Madrid inició su particular viaje en el desarrollo e implantación de las nuevas tecnologías en las aulas con la llegada de la pizarra digital interactiva SMART Board.

El artífice de la implementación de la pizarra digital interactiva SMART Board fue un grupo de profesores que, interesados en la tecnología, solían acudir a congresos, seminarios, charlas, etc, para conocer las últimas novedades del sector. En uno de estos eventos, vieron la pizarra, practicaron con ella y descubrieron las enormes posibilidades que ofrecía. Resultado de esta labor fue la implantación de la primera pizarra digital interactiva SMART Board en la biblioteca, donde los profesores la usaban y practicaban con ella por turnos.

A la vez que se iban familiarizando con el funcionamiento de la pizarra digital interactiva SMART Board, también acudían a diversos cursos de formación donde aprendieron a sacar el máximo partido a esta nueva herramienta que iba a acompañarles a partir de ahora en sus clases. “En el proceso de formación fue también importante la labor personal del profesor que andaba investigando y probando con la pizarra digital interactiva SMART Board, entrando, tocando y comprobando qué pasa si hago esto o lo otro”, comenta Elena Talavera, Coordinadora TIC, profesora de Informática y una de las artífices de la implantación de la pizarra digital interactiva SMART Board.

Para los alumnos, que cada vez están más habituados a trabajar con tecnologías, incluso más que los propios profesores, la presencia de la pizarra digital interactivaSMART Board ha sido algo natural para ellos y además, “el hecho de que no sea sólo la explicación del profesor, sino que ellos participen, elaboren contenidos y formen parte del proceso enseñanza –  aprendizaje es una ventaja a destacar”, señala Víctor

Los profesores, para elaborar los contenidos de las clases, trabajan fundamentalmente con el software de aprendizaje colaborativo SMART Notebook TM, además de usar otro tipo de programas. “SMART Notebook nos da la posibilidad de crear nuestros propios contenidos exactamente como queremos crearlos y exactamente como queremos impartirlos”.

Según la experiencia de Elena Talavera, “una de las principales ventajas de este software es que no se necesita ser un experto para usarlo y sacarle el máximo rendimiento”.

Además, mediante el software de aprendizaje colaborativo SMART Notebook, los profesores comparten recursos, pudiéndolos adaptar a las  necesidades de cada grupo. “Una vez que los contenidos están elaborados, no dejan de enriquecerse”, comenta Víctor. Por otra parte, los docentes también comparten sus experiencias con la PDI de tal manera que “en todas las reuniones de departamento, siempre hay un punto que es ¿Qué se está haciendo con la PDI?, que muchas veces provoca un efecto arrastre de unos profesores a otros”, continúa Víctor.

De hecho, cuenta Elena Talavera,  “al principio había profesores que no querían aprender a usar la pizarra digital interactiva SMART Board, pero una  vez que vieron cómo la usaban los demás  docentes y sobre todo los resultados en las aulas, empezaron a trabajar con ellas y ahora las usan como los que más”

En el Colegio Europeo de Madrid, se incentiva a que los alumnos colaboren en la producción de sus materiales. Los profesores a la hora de crear contenidos  con SMART Notebook, elaboran la parte más teórica introduciendo actividades interactivas y participativas y elementos atractivos para el alumno como  pueden ser los vídeos, “Pero, a la vez, hay una parte muy importante que es la elaboración de trabajos. El profesor prepara unos contenidos a los que los alumnos pueden acceder, y con esos contenidos los chicos elaboran la materia. No es tanto el profesor quien elabora e imparte, sino que también hay una activa participación de los alumnos.”, comenta Víctor Aunión.

El aprendizaje y la actitud del alumno en clase también han experimentado cambios a raíz de la implantación de la pizarra digital interactiva en el centro. Según los profesores, con la PDI ha mejorado la participación, la comunicación oral y la interacción del alumno es mucho mayor, lo que conlleva a una mayor motivación, atención y aprovechamiento de las clases.

También es importante destacar la amplitud en el uso de herramientas, que provoca una mejora en la búsqueda y selección de información a la hora, por ejemplo, de realizar un trabajo, “aunque también seguimos trabajando lo más tradicional y no se han dejado de utilizar cuadernos y bolígrafos”, nos cuenta Víctor Aunión.

Por otra parte, el trabajo colaborativo entre  los alumnos mejora notablemente con el uso de la pizarra digital interactiva SMART Board. En opinión de Víctor, “están más acostumbrados a hacerlo y cada vez lo hacen con más soltura. Se dan cuenta de que trabajar en grupo es colaborar”. Además, “también aprenden muchas habilidades sociales de trabajo” añadeElena Talavera.

La pizarra digital interactiva SMART Board y la tecnología en general, permite a los profesores llevar a cabo una evaluación continua, que redunda en favor de los alumnos que no se lo juegan todo en un único examen.  La experiencia de Víctor como docente demuestra que “la PDI abre la manera de evaluar a los alumnos, pudiéndolo hacer de mil  maneras distintas, no solamente con el clásico examen, sino también a través de trabajos, proyectos, etc “.

La implantación de las pizarras digitales interactivas SMART Board en el Colegio Europeo de Madrid ha supuesto un salto cualitativo en el aprendizaje de sus alumnos. Los estudiantes  están tan habituados a trabajara con la PDI en clase, que “ el día que la pizarra no funciona como tiene que funcionar, la clase se resiente mucho y yo digo ¡¡qué hago ahora!!”, cuenta Víctor.

“Una de las múltiples ventajas de SMART

Notebook TM es que podemos sacarle el

máximo rendimiento sin ser un experto en

la materia”

Elena Talavera, Coordinadora TIC y

profesora de Informática.

Sobre SMART españa

Lo extraordinario hecho simple