Aprender en verano: 4 formas de mantener a los estudiantes comprometidos

Vacaciones de verano – Comienza la cuenta atrás para profesores y estudiantes, en general por razones diferentes. Para los estudiantes, es el momento de dejar de sentarse en un aula y estudiar. Pero ese descanso en el aprendizaje puede tener un impacto real en su éxito futuro.
De hecho, cuando los niños regresan a la escuela en otoño, algunos no recuerdan lo que habían aprendido la primavera anterior.
El retroceso promedio en el aprendizaje que se produce en verano es:
Matemáticas – 2.6 meses
Lectura – 2 meses
La buena noticia es que cada día, y cada experiencia de vida, representa una oportunidad de aprendizaje natural. Los estudiantes y sus padres pueden aprovechar las experiencias de verano, aprovechando la curiosidad natural de los niños.
Algunas recomendaciones que puedes hacer a los padres para ayudar a los estudiantes a paliar el parón en el aprendizaje del verano son:
1. Iniciar un club de lectura.
  • Escoger un libro, hasta tres, para que toda la familia lo lea durante el verano y quedar un día a la semana para debatirlo animadamente.
  • Leer en voz alta. A los niños les encanta cuando les leen. Pero no hay ningún padre al que no le apasione cuando sus  hijos les leen a ellos, también. Percy Jackson o Harry Potter nunca serán lo mismo.
  • Representar una escena del libro.
2. ¿No tienen perspectivas de viaje? Que aprovechen los recursos de su ciudad.
Museos y zoológicos
  • Abundan las oportunidades de aprendizaje en matemáticas, ciencias, lectura y la historia.
  • Animar a los niños a hacer preguntas a los docentes y guardaparques.
  • Pedirles que digan lo que saben acerca de los animales, historia natural y el arte.
Playas, bosques, montañas, parques y lagos
  • Pedirles poner al día sus conocimientos de ciencias.
  • Impulsar su deseo de explorar y aprender sobre el medio ambiente.
  • Organizar una búsqueda del tesoro o que el propio niño lo cree.
Bibliotecas
  • Sacar la tarjeta de la biblioteca de uso libre. Abastecerse de libros para el club de lectura.
  • Ir a la hora de lecturas.
  • Participar en programas de lectura de verano.
4. Ejercicios de redacción.
  • Dar a los niños una revista y hacer un seguimiento de dónde se fueron, lo que leen, lo que hicieron. Esto consigue mejorar su ortografía y habilidades de pensamiento crítico.
  • Que escriban una historia en su lugar favorito para visitar (la biblioteca, el zoológico o un museo). Que ellos sean los protagonistas, o dejarles que inventen su propia historia.
El mejor consejo para los padres este verano es hacer que comparten su amor por el aprendizaje con sus hijos. Recomendar que proporcionan sus hijos muchas oportunidades de utilizar lo que han aprendido durante el año escolar y ponerlo en práctica todo el verano.


Sobre mercedes