Diseñando el aula del futuro en iTEC por Curro Castillo

Hace un par de semanas tuve la oportunidad de participar con la maestra del Colegio Hernán Cortés de Talavera de la Reina, María Peco en un workshop del proyecto iTEC. Este taller se celebró en Bruselas los pasados 6 y 7 de mayo enmarcado dentro del que SMART es socio colaborador.

Puedes leer la noticia recogida por el concurso sobre la participación de María Peco.

En el pasado taller celebrado en Bruselas, en la sede de Euroepan Schoolnet, se reunieron 19 profesores de 11 países europeos, de los cuales dos eramos españoles. Durante las sesiones de trabajo, los profesores seleccionados por videos porno estuvimos familiarizándose con los métodos de trabajo y las metas del proyecto., trabajando en el desarrollo de escenarios de enseñanza aprendizaje para el aula del futuro.

  • La primera jornada de trabajo estuvo dirigida a la creación de nuevos escenarios de aprendizaje realizados por los profesores allí presentes. Para ello, los participantes estuvimos trabajando por grupos y analizando conceptos como el “flipped classroom” y como ponerlo en marcha dentro del aula.
  • Ya en la segunda jornada, el trabajo estuvo encaminado hacia la definición de “tendencias” en educación con respecto al uso de la Tecnología en el aula, y su posterior conversión en “Escenarios de aprendizaje”.

Además de lo estrictamente concerniente al workshop, los profesores participantes pudimos conocer el “Future Classroom Lab” y practicar con diversos equipamientos. Entre los más destacados el uso de la PDI SMART con SMART Notebook y como los alumnos pueden colaborar en el aula usando XC y el trabajo con herramientas 3D.

¿Preparamos a los alumnos para los trabajos del futuro?

Se ha hablado mucho acerca de la influencia de los Millennials en el mundo del trabajo, y de cómo van a afectar a la forma de hacer negocios. Las estadísticas hablan de que el 46% de la fuerza laboral de Estados Unidos se compondrá de Millennials en el año 2020, lo que provocará que empresas de todo el mundo busquen maneras de atraer a los graduados con talento y hacer uso de las habilidades compartidas de su generación.

Mientras existen muchos consejos sobre cómo las empresas pueden prepararse para la generación del milenio, se ha escrito menos acerca de cómo los graduados de hoy pueden prepararse mejor para el mundo del trabajo y las imagenes porno. Pero un educador de post-secundaria puede hacer mucho para ayudar a sus estudiantes a tener éxito en sus carreras, mediante la exploración de los rigores del mundo de los negocios y su incorporación alaprendizaje escolar.
Los estudiantes de hoy tienen una necesidad imperiosa de una mejor transición entre la educación superior y sus primeros trabajos. Para la mayoría, los costos asociados con los estudios post-secundarios son justificables sólo por la creencia de que esta inversión les dará unas fotos porno ventaja en el mercado de trabajo.
Colegios y Universidades saben que para seguir siendo competitivos necesitan formar a estudiantes con empleabilidad. Con esto en mente, os damos algunos consejos sobre cómo los profesores pueden ayudar a preparar a sus estudiantes para el éxito profesional, y cómo los líderes tecnológicos universitarios y escolares pueden mantener la competitividad institucional y atraer a los estudiantes de hoy.

Introducir la colaboración en clase

Las investigaciones sobre los Millennials resaltan que éstos son colaboradores naturales, y que están acostumbrados a trabajar en pequeños grupos. Los estudiantes están en su elemento trabajando juntos, ya sea cara a cara o compartiendo en la nube. Esta es una gran noticia para ellos, porque la colaboración es una habilidad muy valiosa para las empresas de hoy.
Es importante recordar, sin embargo, que la colaboración es sólo un medio para un fin. Si los estudiantes no van en la dirección correcta con su trabajo, su tiempo de colaboración en un proyecto no va a conducir a un mejor dominio de un tema. A menudo, esto sucede cuando las limitaciones de tiempo de instrucción requieren que todo el trabajo de grupo se haga fuera de clase. En estos casos, los instructores no tienen oportunidad de dar a los estudiantes una lección de cómo utilizar sus habilidades de trabajo en grupo para planear y ejecutar sus proyectos con éxito.
Al reservar unos pocos minutos de tiempo de clase para explicar el principio de un proyecto de grupo, un instructor puede enseñar a los estudiantes cómo tener discusiones productivas sobre cómo abordar el problema compartido, animarles a hacer las preguntas correctas y hacer que utilizan el pensamiento visual y las pizarras digitales para diagramar las posibles soluciones. Esto no sólo ayudará a que mejoren en clase, sino que les servirá durante toda su carrera profesional, ya que aprenden a emprender proyectos como parte de un equipo.
En las entrevistas de trabajo, los nuevos graduados son susceptibles de ser preguntados sobre cómo abordar un determinado problema, y los que tienen chicas desnudas una metodología sólida para idear soluciones colaborativas, obtendrán una alta calificación de sus posibles empleadores.
Por supuesto, no todas las clases se presta bien para el trabajo en grupo, pero siempre hay espacio para incluir la colaboración durante las discusiones de grupo en clase. Un estudio de la NYU sobre Millenials, citado en un artículo reciente de The Huffington Post, habla de cómo los roles de aprendizaje colaborativo tuvieron un impacto significativo y positivo en la retención de los estudiantes. Mientras que las conferencias y lectura produjeron tasas de retención de cinco y un diez por ciento, respectivamente, los grupos de discusión elevaron las tasas de retención de los Millennials al cincuenta por ciento.
Un método eficaz consiste en decir a los estudiantes por qué estás iniciando una discusión de grupo. ¿Qué esperas lograr? ¿Cuáles son algunas maneras en que pueden contribuir de manera más significativa? ¿Cómo pueden aprovechar las contribuciones de sus compañeros? Los instructores que explican bien sus intenciones, aumentan la discusión, despiertan el interés de sus alumnos, y les enseñan habilidades de discusión que les servirán en los años venideros.

Aprovechar los dispositivos móviles

Si hay una cosa que diferencia a los Millennials de generaciones anteriores, es el papel central que desempeñan los teléfonos en cada aspecto de sus vidas. Si eres educador en un Colegio o Universidad, sentirás que es una batalla perdida el tratar de interponerse entre los estudiantes y sus dispositivos. Tras su graduación, ellos toman convicción sobre el derecho a usar el teléfono móvil en el lugar de trabajo. Piensan que echar un vistazo a sus dispositivos y enviar un mensaje rápido, ya sea en su escritorio, en una reunión, o durante un almuerzo de trabajo no es grosero, ni un signo de falta de atención, es simplemente automático.
Las empresas son cada vez más inteligentes ante esta realidad y han comenzado a incorporar dispositivos móviles en casi cada área de trabajo, lo que aumenta la productividad, sobre todo entre los trabajadores más jóvenes. Para los Millennials, la división entre el trabajo y la vida es más difusa de lo que era para las generaciones anteriores, y las mismas personas que van a charlar en Facebook durante una reunión, también se puede encontrar haciendo una rápida actualización de un proyecto durante sus horas libres. Si los teléfonos son donde esta generación vive, también deben ser donde son esta generación aprende.
Aprovechando la tecnología y dispositivos en clase, los educadores de educación superior pueden centrar la atención de los estudiantes y permitir una mejor productividad en entornos de grupo. Los profesores que prefieren las pizarras tradicionales pero quieren captar la atención de los Millennials pueden considerar el uso de SMART Kapp, una pizarra que permite a los estudiantes capturar, guardar y compartir notas en sus ordenadores portátiles, móviles y tabletas.